Noelia salió campeona de judo a nivel nacional en la categoría -40 (sub 15). El camino para obtener esta distinción no fue fácil. A los siete años comenzó a entrenar, alentada por su padre, sin dejar de lado sus estudios escolares.

Está en séptimo básico en el Colegio San Juan, tiene promedio 6,1 y estudia y hace sus tareas entre las 22:00 y las 23:00 horas. Porque antes diariamente entrena al menos dos horas: dos días en el Centro de Entrenamiento Olímpico en Ñuñoa y el resto en el Club Magotachi de Lampa.

Actualmente, es la primera en el ránking nacional de judo en su categoría. “Me siento gratificada, porque son muchos años de esfuerzo para llegar hasta acá”, enfatiza. No siempre le fue tan bien, “cuando partí perdía y perdía, pero seguí esforzándome, a pesar de los llamados de atención de los profesores, veía vídeos para poder perfeccionarme y no paré de entrenar, siempre con el apoyo de mi familia, por eso que hoy estoy reconfortada por lo que he logrado”, explica.

Para Noelia el judo es sólo su hobby y le gustaría estudiar kinesiología o ingeniería comercial.